lunes, 8 de octubre de 2012

¿Andó o anduvo?

Creo que una buena forma de romper el hielo es con un pequeño chiste sobre ese bonito verbo que a muchos nos ha dado "calentamiento de cabeza" sobre su conjugación: andar.

Había una vez, en un pequeño pueblo, un cura, ya mayor, que pensaba en jubilarse por lo que pidió que mandaran un sustituto.
A las pocas semanas apareció un cura joven recién salido del seminario que le pidió al párroco que le ayudara a dar su primera homilía por lo que el cura se metió bajo el altar para poder ayudarle si se quedaba sin saber muy bien que decir.
La parábola de ese día era sobre la resurrección de Lázaro a lo que el joven párroco dijo:
-Y dijo Jesús al cuerpo de Lázaro, "amigo levántate y anda" a lo que Lázaro se levantó y andó.
El párroco, al oírlo, le dijo desde debajo del altar:
-¡Anduvo, tonto!
A lo que el joven párroco dijo:
-Bueno si, anduvo tonto un rato pero luego andó.

Espero que os haya gustado.

4 comentarios: