lunes, 20 de enero de 2014

Todo procede del genitivo

La vida comienza en el momento de la concepción, parece que sobre esto no hay duda. Vida vegetal, animal o humana. Hay un inicio, todo un proceso de gestación y un nacimiento propiamente dicho. La raíz gen-, que origina el verbo latino gigno, genui, genitum, significa precisamente eso, "generar, engendrar, producir, gestar". Los órganos sexuales que intervienen en la reproducción son los genitales, las gónadas si seguimos el griego, y la génesis de algo es la que indica su origen y nacimiento. Del hermano griego vamos a tener toda una serie de palabras que comienzan por gono- (generación), desde el gonocito, o célula reproductora, hasta la gonorrea, flujo purulento ocasionado por la inflamación de la uretra, pasando por la gonacracia o impotencia.

El genus es el origen, el nacimiento, de donde tenemos el género y lo general, es decir, todo lo que concierne al género, que hoy día se confunde habitualmente con lo genérico. Durante un tiempo se ha hablado en los medios de comunicación social de "violencia de género", concepto que va cediendo terreno al de "violencia doméstica", que parece más adecuado. En ocasiones la crueldad de estas noticias parece extraída de historietas lacrimógenas, de novela rosa, pero por desgracia son reales.

Sin querer generalizar y debiendo terminar porque la lista de palabras procedentes de esta raíz es realmente ingente (que se sale fuera de las proporciones de su especie), podríamos decir que todo procede del genitivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario